Estrés en el trabajo en tiempos de pandemia

El estrés se puede definir como una respuesta fisiológica que emite nuestro organismo cuando nos vemos envueltos en una serie de situaciones que pueden llegar hacer muy apremiantes para nosotros.

En este caso el individuo se ve totalmente superado o colapsado por estas situaciones a las cuales se está enfrentando o está por enfrentar, y no logra visualizar las respuestas claras para solventarlas.

El estrés puede llegar a ser considerado como el modo de reacción o respuesta ante los problemas o desafíos.

Sin embargo, cuando una persona es sometida a fuertes niveles de estrés y por un tiempo bastante prolongado, esto puede traer ciertas consecuencias que afecten al organismo. En este sentido el estrés puede verse desde dos aspectos; el positivo y el negativo. Aunque pueda parecer una ilusión, el estrés en cierta medida es beneficioso para el ser humano y se puede explicar con un ejemplo bastante sencillo.

Cuando vamos a presentar un examen en un colegio o la universidad, debemos tener una ligera presión, de modo que esta presión nos impulse y motive a estudiar lo suficiente para ir totalmente preparado a dicho examen. Desde ese punto de vista podemos coincidir que el estrés puede ser beneficioso, sin embargo, ¿qué pasa cuando este estrés es muy elevado a la hora de enfrentar el examen?

En este caso el estrés puede perjudicarnos de tal manera que nos veamos superado por los nervios y  afecte nuestro rendimiento durante la presentación del parcial. Y así podemos encontrar muchas situaciones donde el estrés se convierte un factor determinante para nuestras vidas, tanto para bien como para mal.

estrés en tiempos de pandemia covid-19

¿Cuáles son los riesgos de padecer mucho estrés?

Muchos especialistas en la materia indican que básicamente hay dos tipos de estrés a los cuales nos podemos enfrentar.

Por un lado está el estrés agudo, el cual suele desaparecer bastante rápido y en ocasiones es prácticamente imperceptible. Un ejemplo muy claro de que presentamos estrés agudo se da cuando frenamos nuestro vehículo.

Y por otro lado está el estrés crónico, que es el que puede llegar afectar negativamente nuestro organismo y nuestra salud. Cuando padecemos de estrés crónico podemos presentar una serie de problemas como:

  • Presión Arterial Alta.
  • Insuficiencia Cardíaca.
  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Problemas en la piel ( acné, manchas, alergias ).
  • Cansancio.
  • Diarrea.
  • Dolores de cabeza.
  • Falta de energía, poco apetito sexual.
  • Problemas para relacionarnos con los demás.
  • Uso de alcohol y drogas.
  • Pérdida o aumento de peso.

Entre otras afecciones que pueden ser más profundas o más leves, dependiendo de la persona que las padezca.

¿Estrés en tiempos de Pandemia?

Para nadie es un secreto que la pandemia, aparte de cobrarse muchas víctimas debido a los grandes estragos que ha causado la enfermedad, también ha generado en nosotros una situación bastante delicada en cuanto al estrés. Sin duda para todos es algo totalmente nuevo y que en su momento era desconocido, la pandemia ha despertado muchos temores que teníamos guardados y que ni sabíamos.

El hecho de estar en confinamiento por un largo período de tiempo, de seguir unas medidas extremas de seguridad, además de tener que preocuparnos por no contagiarnos, ha disparado el estrés en todos nosotros. También nos ha invadido la incertidumbre de nuestra economía, si bien algunas personas han podido seguir desarrollando sus actividades a través del teletrabajo, en principio no estaban del todo claras.

Por otro lado, también nos ha causado mucho estrés el bienestar de nuestros amigos, familiares y más allegados.

Un nuevo comienzo post pandemia.

Definitivamente, todos estamos pasando por esta situación que ha generado el covid-19, y de una u otra manera hemos sido afectados, post poner un viaje, cancelar una reunión familiar, confinarnos etc.

Algunas personas han perdido, aparte de familiares, su trabajo, años enteros de dedicación y pasión, ahorros, entre otras cosas.

Sinceramente para todos ha sido muy duro, pero no podemos rendirnos, bajo ningún concepto podemos bajar los brazos, debemos seguir luchando contra esta nueva realidad, y sobre todo debemos vencer. Tenemos que estar orgullosos de ser parte de un capitulo oscuro en la historia de la humanidad, pero sobre todo sentirnos orgullosos porque vamos a levantar nuestras cabezas, vamos a mirar hacia adelante y vamos a salir más fortalecidos.

Somos el ejemplo de las nuevas generaciones, no podemos desfallecer, por más que la situación nos ahogue siempre debemos mirar a nuestro alrededor y congraciarnos con lo mucho o poco que tenemos. Hay personas al otro lado del mundo que lo están pasando tan mal, que darían su vida por tener la mitad de lo que nosotros tenemos.

Es hora de dejar de lado la cobardía, el miedo, la desesperanza y el horror. De esta pandemia debemos sacar una gran enseñanza de vida, debemos valorar más esos pequeños momentos donde disfrutamos sin parar.

La vida es muy corta y debemos disfrutarla, de esta pandemia vamos a salir muy pronto y no podemos desfallecer, porque todos contamos con todos para salir adelante. El estrés por el confinamiento y la enfermedad debe pasar a ser una simple anécdota dentro de unos pocos meses, todos vamos a poder salir a las calles con nuestras actividades laborales y de recreación. Rendirnos no es una opción, nuestra fe, nuestra mente y sobre todo nuestra convicción debe estar enfocada a salir adelante, en ser mejores personas, mejores hijos, esposos o nietos.  Tenemos un gran reto por delante, y rendirnos no está en nuestro vocabulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad