tiempo-laboral-evita-las-malas-posturas-en-el-trabajo

EVITA LAS MALAS POSTURAS EN EL TRABAJO

Una mala postura permanente puede causarte a largo plazo problemas y lesiones. Evita las malas posturas en el trabajo.

Algo tan aparentemente inofensivo como la rutina en tu puesto de trabajo puede conllevar levantar objetos pesados, inclinarte, empujar y tirar de cargas pesadas, colocarte en posturas corporales que están fuera del cotidiano, etc. y todo esto puede irte lesionando, debes tener consciencia de la protección laboral.

Algunas de las lesiones más comunes por este tipo de prácticas son el síndrome del túnel carpiano, la tendinitis, epicondilitis, dedo en gatillo, tensión muscular y lesiones en la parte del lumbago.

La ergonomía puede ayudarte a reducir este tipo de riesgos. Podríamos decir que la ergonomía se compone de distintas facetas:

  • Soporte de gestión de proyectos: tu empresa debe estar comprometida seriamente con este tipo de prevención de riesgos.
  • Trabajadores realmente involucrados: debes asumir un papel activo en las evaluaciones de tu lugar de trabajo, así como el desarrollo y la implantación de soluciones.
  • Como trabajador tienes que tener claro cuáles son los posibles riesgos a sufrir y cómo poner remedio.
  • Identifica los problemas: resuelve los problemas antes de que avancen.
  • Informa lo antes posible de síntomas que indiquen posibles lesiones.
  • Toma partido: da posibles soluciones para controlar riesgos.
  • Evalúa el progreso: verifica con regularidad la efectividad del proceso ergonómico.

Es importante que tengas presente lo que una mala postura permanente puede causarte a largo plazo y cómo afectará esto a tu salud, bienestar y día a día.

Algunas de las consecuencias de una mala postura en tu puesto laboral son:

  • Dolor crónico y agudo en la espalda, el cuello y el hombro.
  • Dolores de cabeza.
  • Lesiones de rodilla, cadera y espalda.
  • Problemas de respiración.
  • Rigidez.
  • Fatiga.
  • Atrofia muscular y debilidad.
  • Problemas digestivos.
  • Ciática.
  • Formación de venas varicosas o venas “araña».
  • Mareos.
  • Síndrome del túnel carpiano.

Debes saber que los efectos de una mala postura de manera repetitiva, no se quedan sólo ahí, si no que van mucho más allá, afectando a tu estado de ánimo y felicidad. Incluso algunos estudios dicen que la buena postura corporal puede ser importante para mantener las emociones positivas.

Los factores más comunes que contribuyen a una mala postura son los siguientes:

  • Estilo de vida sedentario.
  • Trabajos en los que tengas que cargar peso, estar muchas horas delante de una pantalla y muchos otros que de alguna manera te facilitan el abuso de malas posturas.
  • Lesiones.
  • Debilidad muscular.
  • Bajo nivel de aptitud en general.
  • Falta de conciencia de la postura correcta.

Desde Tiempo Laboral queremos animarte: evita las malas posturas en el trabajo y que cuides tu cuerpo y tu mente, ¡mantén una buena postura y sé feliz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad