tiempo-laboral-se-un-buen-companero-de-trabajo

SÉ UN BUEN COMPAÑERO DE TRABAJO

Sin duda este es un tema que preocupa a todas las personas que conforman una empresa, desde los empleados hasta los jefes piensan en las relaciones que se crean dentro del ámbito laboral. Sé un buen compañero de trabajo.

Se acerca Fin de año, ¿ya tienes tus propósitos de Año Nuevo?

El tiempo pasa volando, ya podemos ir despidiéndonos del 2018; con sus cosas buenas y sus cosas malas.

Es tiempo de mirar hacia adelante. Es tiempo de nuevos propósitos, ¿serás capaz de cumplirlos o se te olvidarán a mitad de enero? Sin duda un propósito muy bueno para el año que entra es ser un buen compañero de trabajo.

Desde Tiempo Laboral hemos reunido algunos consejos útiles para que seas un buen compañero de trabajo. Además, también son sencillos y te harán sentir mejor. Tener relaciones laborales positivas tiene un gran valor y hará que el trabajo sea mucho más llevadero y ameno.

1. Sé educado:

Esto parece lo más lógico del mundo, pero desgraciadamente no todo el mundo lo practica; sobre todo en empresas grandes donde la mayoría de la gente no se conoce.

No cuesta nada sonreír a las personas a las que te encuentras y darles los buenos días. Resulta muy extraño compartir empresa, edificio y pasillos con personas a las que no dices “hola”.

Esto no quiere decir que tengas que hacer una fiesta, pero no cuesta nada ser amable; y si puedes conocer los nombres de los compañeros, mejor. Sobre todo si trabajas en un sitio pequeño, donde está guay poder hacer piña y sentirte como en familia; ya que muchas veces pasamos más tiempo en la oficina que en casa.

Sin duda este es el motor fundamental y el responsable de que todo marche bien.

2. Comunícate de forma efectiva:

Es bueno que sepas quién trabaja mejor a través del correo electrónico, el teléfono, la mensajería instantánea o las visitas personales, y trata de utilizar estas preferencias cuando tengas que trabajar o pedir opinión directamente a alguien.

Para algunas personas, por ejemplo, es importante tener las cosas en el correo para poder revisarlas o echarles un ojo; sobre todo si son personas con mucha responsabilidad y carga laboral.

Sin duda, hay quien valora una visita personal pero no debemos perder de vista que algunas personas prefieren el correo electrónico, ya que les gusta mantener un registro escrito de sus acciones o respuestas a las preguntas (o pueden estar en línea a altas horas de la noche para ponerse al día). Otros valorarán más una llamada telefónica ya que es un medio de comunicación más rápido.

Cuando mandes correos electrónicos es muy importante que tengas en cuenta estos aspectos:

· Siempre asegúrate de que el asunto sea claro. Y por supuesto, no te vayas por las ramas. Ve al grano.

· Pon en copia sólo a las personas que de verdad lleven ese asunto concreto. Deja al margen a aquellas personas que no son responsables de ese tema concreto. Así evitas molestar a otras personas y quitarles tiempo del trabajo que estén desempeñando en ese momento.

· Si quieres incluir a otras personas, no sólo las pongas en copia. Tómate la molestia de decirles por qué están ahí. Por ejemplo, si crees que pueden tener un punto de vista interesante o si te gustaría conocer sus opiniones.

· No respondas a correos electrónicos anteriores para iniciar una nueva conversación a menos que tenga alguna relación con el tema actual.

3. Respeta el tiempo de los demás:

Cada cosa lleva su tiempo, a no ser que se trate de una auténtica emergencia o que de verdad la otra persona no esté cumpliendo los plazos; no presiones.

También es muy importante respetar los descansos y los almuerzos de los demás.

Si, por ejemplo, un compi está comiendo; reserva tu pregunta para después. Ni él va a estar agusto ni te va a resolver la duda bien, y tú tampoco vas a estar cómodo.

4. Ayúdate:

Pedir opinión no es vergonzoso pero, ¿realmente la necesitas?

Es decir, ¿necesitas esa ayuda o es más fácil pedirla para que te resuelva la papeleta otro?

Piensa si puedes hacerlo tú mismo o si hay una manera fácil de buscar información al respecto. Si no es así, seguro que hay alguien dispuesto a ayudarte; pero si puedes hacerlo tú mismo no molestarás a nadie.

sé buen compañero de trabajo

5. Sé cauteloso con las Redes Sociales:

Algunas empresas tienen política concreta sobre Redes Sociales. De todos modos, eso es una cosa. Pero aunque no sea así, debes ser prudente; por pura lógica.

No interactues con compañeros comentando cosas internas, ya se trate de política de empresa o de compañeros o jefes. De todos modos, al margen de todo esto, es bueno dar una imagen profesional en Redes Sociales, ya que es muy probable que te las miren.

Para todo lo que no es profesional, existen los privados o la mensajería instantánea donde nadie puede echar el ojo.

6. Mantente en el nivel:

Trata a todos por igual. No cotillees ni te involucres en ese tipo de cosas cuando otros lo hacen. Evidentemente, siempre habrá personas con las que conectes más y otras con las que conectes menos pero eso no es un motivo para hablar a las espaldas o crear malos rollos entre compañeros de trabajo.

Además, la vida da muchas vueltas. No sabes si alguno de tus compañeros terminará siendo tu encargado o tu jefe. Y al margen de los temas prácticos, siempre es bueno darle oportunidades a todo el mundo y tenderle la mano a cualquiera.

La buena predisposición es fundamental para las buenas relaciones entre compañeros.

7. No te quejes del trabajo en el trabajo:

Pasamos mucho tiempo en el trabajo, por lo que es normal que hablemos de él. Pero es verdad que somos una sociedad que no maneja muy bien el estrés y necesitamos airearnos, muchas veces con maneras y formas que no son las mejores. Por lo que tenemos que esforzarnos por tener una actitud positiva, ver el lado bueno de las cosas y alentar así a los demás.

Piénsalo al contrario, si estás en un ambiente cargado de buena energía estás mejor que si alguien se queja y recalca lo negativo todo el rato. No es tan difícil, seguro que lo consigues.

8. Recibe bien a los nuevos:

Haga todo lo posible para que los nuevos se sientan bien, recíbelos con una buena actitud y sonrisa. Ayúdalos en todo lo que necesiten, igual que te gustaría que hicieran contigo.

Son unos consejos muy sencillos de cumplir, y verás que haces la convivencia laboral más fácil a los demás. Todos saldréis ganando. Sé un buen compañero de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad