tiempo-laboral-senales-de-que-has-dado-con-un-maton-de-oficina

SEÑALES DE QUE HAS DADO CON UN MATÓN DE OFICINA

Con suerte, el último matón con el que te encontraste fue en el patio del colegio. Te damos las señales de que has dado con un matón de oficina.

Hay veces en los que estos matones han crecido y no han dejado esa fase atrás, si no que siguen utilizando el miedo o la timidez ajena para conseguir lo que quieren. En este caso en la oficina.

Desde Tiempo Laboral te ponemos al día sobre personas que tienen ese tipo de conducta y te damos consejos para detectarlos y evitarlos.

Estas son algunas señales de que has dado con un matón de oficina:

1. Están todo el tiempo pegados a ti como una lapa:

¿Te está gastando el nombre? ¿Te llama 250 veces al día? ¿Si no le haces caso te contacta por mensajería instantánea, interna o externa?
Vale, estás ante un matón o acosador de oficina.

2. Actúa como tu jefe:

Normalmente son personas que necesitan tener el máximo control. Empiezan controlando pequeñas cosas hasta que terminan diciendo a los demás que deben y no deben hacer.

3. Cuando necesitas ayuda, no está por ningún lado:

¿Necesitas la ayuda de un matón de oficina? Buena suerte y sigue intentándolo. Olvídate de preguntar a este tipo de personas, ya que se negarán a ayudarte y desaparecerán de repente.

4. No le gusta nada de lo que haces:

Cuando se trata de trabajar, todos tenemos que estar preparados para una pequeña crítica. Y es evidente que las críticas constructivas son buenas y que hay que tenerlas en cuenta para crecer y prosperar. Eso es una cosa, y otra muy distinta es cuando las críticas no son tan constructivas o no van con buena intención. Normalmente en este tipo de situaciones en la oficina, los matones de oficina necesitan pisar a los demás para que brille más su trabajo.

5. Necesitan mucha atención y ser el centro:

Igual que los niños, los abusadores de oficina quieren, o incluso necesitan, ser el centro de atención en todo momento. Y estarán tranquilos y amables mientras consideren que les están haciendo el caso necesario.

6. Se tienen en muy alta estima:

Cada uno tenemos una buena opinión de nosotros mismos. De este modo, un matón de oficina se tiene en alta estima y encuentra justificación a cada una de las cosas que hace. Pero no sólo esto, va un poco más allá, ya que se piensan superiores a sus compañeros de trabajo. Desacreditan el trabajo ajeno y se halagan a sí mismos o al trabajo que desempeñan. Todo esto, incluso puede llegar incluso al punto de intentar desacreditar al resto de sus compañeros.

Si piensas que estás tratando con un matón de oficina, mantén la calma y haz lo posible por evitar situaciones desagradables. Si crees que la cosa es seria deberás hablar con tus supervisores para encontrar una solución que sea favorable para todas las personas que comparten el lugar de trabajo.

Recuerda que nunca hay que admitir situaciones de discriminación o abusos ni en nosotros mismos ni en los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad